Hacer cosquillas a uno mismo | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Hacer cosquillas a uno mismo

hacer-cosquillas-uno-mismo

Es imposible lo de hacer cosquillas a uno mismo. El cerebro percibe las cosquillas como un ataque por lo que han de venir del exterior. Las sensaciones que producen recorren los circuítos que activan el dolor. Llegan al hipotálamo, la parte del cerebro donde anidan los instintos más primitivos y más básicos como la sensación de hambre, de estar cansado, el deseo sexual, la respuesta instintiva a una agresión, etc.

Así que cuando otra persona te hace cosquillas en las zonas sensibles como sobaco o planta de los pies, el cerebro lo detecta como un enemigo y provoca una risa descontrolada pero que no es de alegría realmente. Es una respuesta de sumisión ante el que nos agrede de ese modo. Nos encogemos y nos reímos para no atizarle un porrazo. Le indicamos que no queremos conflicto violencia pero que pare.

Por eso no debes hacerle cosquillas a una persona que tenga un hacha en la mano. Lo normal es que reacción sea la habitual de reírse pero también podría reaccionar agresivamente a hachazos de forma instintiva, aunque no sea frecuente. Es por lo cual generalmente sólo hacemos cosquillas a gente con la que tenemos confianza. Sabemos que su actitud será la de la risa sumisa. Si de repente te pusieras a hacerle eso a alguien desconocido con el que te cruzas por la calle, las probabilidades de que hubiera conflicto violento serían grandes.



cosquillas-adivinanza

Pillarse uno distraído:
Cuando uno se hace cosquillas a sí mismo el cerebro lo sabe, por eso es tan difícil provocar la reacción de risa descontrolada defensiva que se produce cuando el que hacer las carantoñas es otra persona diferente a nosotros mismos.

No obstante, yo sigo haciendo pruebas de vez en cuando a ver si logro provocarme la risa descontrolada yo mismo. Es para ver si me pillo distraído y mi cerebro no se percata de que soy yo. Ahora voy a disfrazarme con una careta y después excitaré mis sobacos con una pluma por ver si me engaño y estallo de risa.


Cuidado que hay gente realmente muy mal tomada con lo del cosquilleo.

La imagen pillada por un flash en una oscura discoteca muestra como un avispado ha convencido a una chica para que le deje hacerle cosquillas. Pero esa no es zona con terminaciones nerviosas adecuadas para ello. Ella se ríe pero no es risa compulsiva del clásico cosquilleo. Debe ser otra cosa. A ver si lo averiguo en cuanto encuentre una voluntaria para investigar.

Otros artículos de curiosidades:
Traseros abolla coches
Bikimini: biquini mínimo
Invasión de traseros en la playa


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: